montaña

El Ca­ña­dón del Dia­blo

Aún des­de el ai­re im­pre­sio­na el Ca­ñón de Ta­lam­pa­ya, cu­yos pa­re­do­nes tie­nen una al­tu­ra de has­ta 145 me­tros.

 

En la en­tra­da del ca­ña­dón hay mor­te­ros, y va­rias ro­cas lle­van gra­ba­dos (pe­tro­gli­fos) de los in­dí­ge­nas. En­tre los mo­ti­vos más cu­rio­sos fi­gu­ra un pie hu­ma­no con seis de­dos.

Ca­mi­no a Los Ca­jo­nes, que en par­te só­lo pue­den re­co­rrer­se a pie, se en­cuen­tra una pa­red de ro­ca pla­na que ha ser­vi­do a los na­tu­ra­les pa­ra gra­bar di­fe­ren­tes mo­ti­vos rea­lis­tas o abs­trac­tos; se de­no­mi­na El Pi­za­rrón.

Cu­rio­si­da­des a la ve­ra de la Ru­ta 40

Des­de Vi­lla Unión se ac­ce­de tan­to a Ta­lam­pa­ya co­mo a Agua Es­con­di­da y al Va­lle de la Lu­na (Is­chi­gua­las­to). Una de las atrac­cio­nes más es­pec­ta­cu­la­res —aun­que me­nos
vi­si­ta­da por su di­fí­cil ac­ce­so— es el Por­tal de los Huar­pes, un puen­te na­tu­ral de unos 40 me­tros de lar­go y diez de al­to, en la Sie­rra de Vil­go.

 

Cuan­do se cons­tru­ye un ca­mi­no pa­vi­men­ta­do, una vez apli­ca­do el as­fal­to, és­te re­quie­re cier­to tiem­po pa­ra “cu­rar­se”.
Por ello, du­ran­te tal pe­río­do, los au­to­mó­vi­les tie­nen que cir­cu­lar por el des­vío.

 

Pa­ra impedir que al­gún de­so­be­dien­te pise la ca­pa bi­tu­mi­no­sa fres­ca, los cons­truc­to­res co­lo­can mi­gue­li­tos. Quien in­sis­te, pue­de ter­mi­nar co­mo es­te au­to­mo­vi­lis­ta.

 

 


Comments are closed.