salinas

Un océano blanco

El Cru­ce de la RN 40 con la RN 52 que na­ce en Pur­ma­mar­ca y, a tra­vés de las Sa­li­nas Gran­des, con­du­ce a Sus­ques y lue­go, por el pa­so de Ja­ma, a Chi­le.

 

Des­de abril hasta no­viem­bre, o sea en la épo­ca sin llu­vias, cuan­do la su­per­fi­cie sa­li­na es­tá se­ca, de aquí se ex­trae clo­ru­ro de so­dio me­dian­te tres di­fe­ren­tes me­to­do­lo­gías tra­di­cio­na­les: ras­tri­llan­do la sal en la su­per­fi­cie y em­bol­sán­do­la; cor­tan­do pa­nes o la­dri­llos de sal com­pac­ta, o bien ca­van­do cu­be­tas cu­yo in­te­rior se lle­na de agua sa­tu­ra­da, que per­mi­te el cre­ci­mien­to de gran­des cris­ta­les.

 

So­bre la ori­lla orien­tal de las Sa­li­nas Gran­des, el di­mi­nu­to ca­se­río de Tres Mo­rros lu­ce una her­mo­sa ca­pi­lla en cuya espadaña cuelga un domo de condensación de una locomotora de vapor; la campana de bronce solo se coloca en días de fiesta.

 

 


Comments are closed.